Las redes sociales son en estos días un hervidero de ‘memes’ que tienen como blanco a la ministra de Salud, por su “genial” idea de combatir la anemia infantil a través de una aplicación que debe descargarse de la tienda virtual de Google. Una caricatura difundida profusamente por WhatsApp resume con demoledor sarcasmo el asunto. En ella aparece la despistada titular del Minsa con un móvil de alta gama en mano diciendo a estupefactas madres andinas:
“Para erradicar la anemia primero van a Google Store y bajan la aplicación del ministerio. Luego la anemia se elimina solita. Si hay dudas lo consultamos en el referéndum”.
Si, como reza el dicho popular, para muestra basta un botón, este episodio, retratado magistralmente en la caricatura, deja en evidencia que los tres años del Gobierno PPK-Vizcarra no tienen horizonte claro. Cero progreso en reformas estructurales para hacer del Perú un país moderno y con equidad social. Ningún avance en temas cruciales, peor aun la informalidad crece en la economía, la reforma del sistema pensionario –sobre todo esa odiosa ONP y AFP que se solaza en torturar a los ciudadanos de la tercera edad– ni de la flexibilización laboral.
La incapacidad del Gobierno es tal que gasta apenas el 44 % (cifras oficiales del MEF) en inversión pública. ¡En un país con tantas carencias, miles de millones de soles que deberían servir para construir más escuelas hospitales y carreteras y combatir de verdad la anemia, entre muchas otras prioridades!
Y si al Ejecutivo le ganan las tortugas, el Congreso no se queda atrás. Más allá del discurso político y de las agresiones mutuas vemos que no existen iniciativas legislativas que busquen hacer de nuestro estado un país tecnológico e inclusivo a la vez.
Seamos realistas: más allá de la alta dependencia en nuestras materias primas, rica gastronomía y el inicio de la recuperación del fútbol peruano, nuestro país no funciona. Vemos que impunemente un ex juez supremo fuga por nuestras fronteras sin que nadie se dé cuenta. Toledo sigue dándose la gran vida en Estados Unidos y otros casos de impunidad continúan latentes.
Pareciera que el Gobierno de PPK-Vizcarra y sus escuderos solo quiere salir en la foto pero no realmente remover con profundidad las estructuras sociales y económicas que permitan construir un país con futuro y esperanza.
Ante ello, algunos alertan que en 2021 propuestas desquiciadas como la de Antauro Humala o un populismo de derecha como el que ha ganado en Brasil tocarán las puertas del Palacio de Pizarro. Los que hoy detentan el poder deberían tener en mente un viejo proverbio alemán, según el cual se necesita una cuchara muy larga si se quiere comer del caldero del diablo…

Add Your Comment